La hiperpigmentación facial

La hiperpigmentación es, ni más ni menos, que la distribución irregular de la melanina en nuestra piel, dando lugar a la aparición de manchas oscuras, tono irregular de la piel, o un exceso de pecas, melasma, etc. Cualquier piel es susceptible a sufrir hiperpigmentación, pero está claro que las pieles con más riesgo son las más claras, y sobre todo si se exponen al sol sin protección.

Aunque también existe una falta de pigmentación, hoy hablamos de un exceso, y las principales causas que provocan estas manchas o zonas oscuras son básicamente las siguientes:
1. Envejecimiento de la piel.
2. Exposición al sol.
3. Acné.
4. Alteraciones hormonales.
5. Lesiones cutáneas.
6. Inflamación de la piel.
El exceso de sol es la causa más frecuente de la hiperpigmentación, pero también puede deberse a otros factores, tales como la edad, la genética o las hormonas. Precisamente, son estas últimas las que causan un tipo particular de hiperpigmentación, conocido como melasma, cloasma o ‘máscara del embarazo’ – debido principalmente a que ocurre en embarazadas-.
Para conseguir los mejores resultados, la piel debe estar sana, es decir, bien hidratada, sin alteraciones ni irritaciones. Para lograrlo, puedes aplicar a diario Vitamina A y Vitamina C: dos principios activos que han demostrado incrementar la renovación celular por lo que el tiempo de cicatrización se reduce y acelera el proceso de regeneración de la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>